Discurso “Jornadas Sembrando para el Futuro” (19/02/2011)

 

 
 
Bienvenidos todos y todas a Costa San Miguel. Es un honor para San Miguel de Abona poder ser el municipio anfitrión, en esta ocasión, de LAS  Dí‰CIMAS JORNADAS DE EDUCACIí“N CONCERTADA EN CANARIAS “SEMBRANDO EL FUTURO”. Y como no podí­a ser de otra forma, en este marco incomparable del Hotel Reserva Ambiental Sandos San Blas, un hotel único y de caracterí­sticas completamente innovadoras, al que agradezco su inestimable colaboración en todo lo relativo a la prestación de servicios e instalaciones para el desarrollo de este evento tan relevante para toda Canarias.
 
Como Alcalde del  Ayuntamiento de San Miguel de Abona, y en nombre de la Corporación Local que presido,  no puedo perder esta oportunidad para destacar la importante labor que, con esta décima edición de las Jornadas, se está potenciando en materia de educación. Como bien sugiere el TíTULO escogido en esta ocasión, “Sembrado el futuro”, la educación debe asegurar a todos los jóvenes la adquisición de los conocimientos, capacidades, destrezas y actitudes necesarias para equipararles y dotarles de herramientas con las que afrontar la vida adulta. En este sentido, es  fundamental aunar esfuerzos para que, desde la Administración Pública y en los Centros Concertados, el objetivo a alcanzar sea; un sistema educativo en el que prime el modelo de excelencia, en el que exista una participación activa de padres y madres y una implicación y formación continua de los docentes.
 
Reconocerles la gran labor pedagógica y pública que desarrollan en cada uno de los centros, puesto que tratan con nuestros hijos y en definitiva con nuestro futuro.
 
Resulta reconfortante leer en la prensa que “Algunos centros escolares de las Islas, se encuentran situados entre los mejores del Mundo”. No obstante “Tenemos que continuar poniendo en el alumnado de hoy la semilla de una ciudadaní­a responsable y capaz del mañana”. Como bien ha dicho D. Antonio Rodrí­guez-Campra, el fracaso escolar se combate desde la libertad de enseñanza, la recuperación de la cultura del esfuerzo y la profesionalidad de la educación. Centrémonos, por tanto, en aumentar las expectativas educacionales de alumnos, docentes y padres, reduciendo la tolerancia ante el fracaso escolar, tal como nos recomienda el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes.
 
 Hoy más que nunca, no  podemos ni debemos perder de vista esta máxima que alberga el sentido mismo de aquello por lo que debemos apostar: una educación accesible a toda la ciudadaní­a, que se ajuste a las necesidades del alumnado para que TODOS y TODAS puedan tener las mismas oportunidades que promuevan su progreso académico y personal. Una educación que posibilite la reflexión compartida sobre la propia práctica docente y promueva la participación activa del alumnado, tanto en el aprendizaje como en la vida de la institución, en un marco de valores donde predomine, por encima de todo, el respeto y el bienestar del alumnado, el profesorado y de los demás profesionales de la Educación. Apostando por una educación que eduque a los jóvenes en su integridad.
A lo largo del tiempo el concepto de calidad educativa ha variado de forma sustancial. Primero fue el “producto”, más tarde el “proceso”, luego los “trabajadores”. Actualmente la CALIDAD TOTAL de la Educación se fundamenta en la idea de identificación y satisfacción de las expectativas del alumnado y el profesorado. Algo que, obviamente, depende básicamente de las personas, y por ello resulta fundamental atender a aspectos como: La participación, El compromiso, La implicación voluntaria, La colaboración, El trabajo en equipo, La formación y el fomento del desarrollo/crecimiento personal de cada individuo como clave de su crecimiento y enriquecimiento propio.
Trabajemos, como bien ha dicho la Consejera de Educación, según el nuevo modelo de la sociedad del conocimiento superando el modelo educativo basado en pautas industriales y transmitamos más herramientas y competencias en lugar de solo contenidos.
No quisiera terminar, sin antes señalar que, con estas Jornadas, el municipio sanmiguelero es testigo, nuevamente, del intercambio de impresiones y opiniones de forma distendida, reforzando las bases para una mejor educación de aquellos y aquellas que construyan un futuro no muy lejano. Sin más, y agradeciendo la asistencia de todos y todas, les invito a que disfruten de este encuentro y saquen el máximo provecho del mismo. Muchas gracias.
 
 
San Miguel de Abona, a 19 de febrero de 2011
 
 
Ví­ctor Chinea Niebla
Alcalde – Presidente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.