Exposición “El desierto negro y el volcán rojizo”

Julio 2010

    El volcán significa nacimiento. Elimina el pasado para mostrar un paisaje inédito, distinto. Expele fragmentos que enseñan el paroxismo de la arquitectura intensa, de la creatividad ajena a lo humano.

    Las ideas de mis volcanes buscan espacios, necesitan colores.Las experiencias terrestres se convierten en escenarios, en lugares repletos de caracterí­sticas morfológicas estrechamente conectadas con los efectos del desgaste, con los perfiles de la vejez sepultada. Los diferentes panoramas de la construcción fantástica, son retratos del calor y alegrí­as de la naturaleza. La causalidad del inicio ardiente determina la mirada.

    Espacios de ausencias sonoras se ubican delante de mis ojos. Sólo quiero disfrutarlos mirando la soledad de sus bellezas. Guardar

    Los volcanes son faros que marcan las rutas de la intimidad. El volcán se despliega, se extiende impregnando el terreno de sentimiento. Como una mujer expresando ternura.

    La masa de lava que corre hacia la conquista, se convierte en mapa orientativo de exploraciones. Rí­o incandescente, siguiendo la pendiente hacia kilómetros de contextos. Otros volcanes continuarán la creación adoptando diversas imaginaciones.

    Mi pintura así­ lo pretende.

SECA HERRERA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.