El Ayuntamiento de San Miguel de Abona apoya el proyecto de Educación Vial denominado “El Juego de la Serpiente”

El CEIP San Miguel Arcángel ha sido seleccionado dentro de este proyecto europeo, cuya finalidad es la campaña de promoción de movilidad sostenible entre los más jóvenes.

El Ayuntamiento de San Miguel de Abona, a través de las Concejalías de Seguridad Ciudadana y de Participación Ciudadana, apoyan el proyecto denominado “El Juego de la Serpiente” (Traffic Snake Game), para ello se ha organizado una charla orientativa, impartida por coordinadores de Educación Vial de la Dirección General de Tráfico de Santa Cruz de Tenerife, dirigida a padres y madres de alumnos y alumnas del CEIP San Miguel Arcángel, y estando presente el alcalde del municipio, Valentín González, junto a la concejala de Participación Ciudadana, Candelaria Flores, así como gran parte del profesorado de dicho colegio.

El alcalde sanmiguelero, Valentín González, ha manifestado que “se trata de un proyecto europeo cuya finalidad es la campaña de promoción de movilidad sostenible entre los más jóvenes, animando a los escolares a acudir al colegio o al instituto usando modos de transporte sostenible, como ir andando, en bici, usando el transporte público, compartiendo coche, etc., contribuyendo con ello a reducir las emisiones de CO2”. Este proyecto se desarrollará en el CEIP San Miguel Arcángel, donde aquellos niños y niñas que contribuyan al desplazamiento sostenible, pegarán pegatinas en un colorido póster que representa una serpiente.

Por su parte, la concejala de Participación Ciudadana, ha añadido que “es de felicitar nuevamente al CEIP San Miguel Arcángel por su participación e implicación en este proyecto, sobre todo porque su predisposición nos debe servir de ejemplo para seguir trabajando desde el respecto medioambiental”.

Destacar que este programa permite trabajar con el alumnado mediante actividades que fomentan la toma de conciencia sobre los efectos de la contaminación, el uso desproporcionado de recursos naturales y las consecuencias que por todo ello se derivan. Cada colegio o aula fija sus retos particulares, optando éste por realizarlo durante dos semanas, con el objetivo final de cubrir completamente la serpiente con pegatinas, y llegando a ser así personas más sostenibles. La edición anterior mostró que el juego es muy apreciado por los niños y niñas, quienes logran convencer a sus padres y madres para cambiar el modo habitual de ir al colegio y reducir el uso de modos de transporte contaminantes, fundamentalmente el coche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.