El Consistorio sanmiguelero inicia una campaña por un municipio limpio, seguro y medioambientalmente sostenible

El Ayuntamiento de San Miguel de Abona, aprobó recientemente por Decreto, que cinco agentes de la Policía Local intervengan de paisanos. El plan de trabajo consistirá en prestar servicios relativos a los casos de violencia de género y doméstica, a menores en situación de riesgo, a actividades ilegales, hurtos, protección del medio ambiente, ocupación ilegal de la vía pública, transporte público clandestino, cumplimiento de las ordenanzas municipales, además de actuar en el control y censo de mascotas.

El Alcalde, Arturo González, manifiesta que “esta campaña surge de las demandas recogidas por la población en todas las reuniones de participación ciudadana que se han estado desarrollando por cada uno de los barrios del municipio” reuniones en las cuales han primado las quejas sobre los excrementos de los perros. Así, “desde el Ayuntamiento se tiene el propósito de habilitar zonas recreativas específicas para las mascotas, propiciando el juego y dotándolos de material”. Por otra parte, Isidora González, Concejala de Seguridad, destaca que “es necesario concienciar a la ciudadanía por un municipio seguro y por una cívica convivencia. No cabe duda de que con este tipo de actuaciones y la colaboración ciudadana la eficacia del servicio de la Policía Local aumenta, dando una respuesta eficaz a las demandas sociales”.

Según la ordenanza municipal sobre animales domésticos y de compañía del Ayuntamiento de San Miguel de Abona, la infracción por la posesión de perros no censados o no identificados asciende a 90 € y la infracción por no recoger los excrementos a 300€.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.