El resultado de no cumplir con la Ordenanza Municipal Reguladora sobre la Protección y Tenencia de Animales de Compañía

El Ayuntamiento de San Miguel de Abona ha hecho balance de las infracciones tramitadas a lo largo del año en relación con la Ordenanza Municipal Reguladora sobre la Protección y Tenencia de Animales de Compañía. Durante el 2019 se han sancionado 8 faltas con animales potencialmente peligrosos y 20 con animales de compañía.

Así, se destaca que dentro de las infracciones más comunes de animales potencialmente peligrosos se encuentran la de no poseer la licencia correspondiente a estas mascotas, cuyas multas oscilan entre 2.404’06 € y los 15.025’30 €; o hallarse en lugares públicos sin bozal o no sujetas con cadena, con multas entre 300’52 € y los 2.404’05 €, pudiendo llevar aparejadas como sanciones accesorias la confiscación o decomiso de los animales, entre otros.

En cuanto a animales de compañía, las infracciones que más se han tramitado son las de posesión de perros no censados o no identificados, además de la no tenencia o la tenencia incompleta de un archivo con fichas clínicas de los animales objeto de vacunación y de tratamiento obligatorio. Por otra parte, causar molestias al vecindario tales como ladridos y ensuciar la vía pública por excrementos como consecuencia de la tenencia de animales son infracciones que, aunque en menor medida, también se han llevado a cabo, ambas sancionadas con multas que pueden llegar hasta los 750 € y los 300 €, respectivamente.

Cabe recordar a los vecinos y vecinas que la posesión de animales domésticos, ya sean potencialmente peligrosos o no, obliga a la adopción de medidas y precauciones necesarias para el correcto bienestar social y animal,  así como que la responsabilidad de los actos recae sobre quien esté al cuidado del animal cuando se produzca el hecho, independientemente de que sea su propietario o no.

Desde el Ayuntamiento de San Miguel de Abona se señala que la realidad de la tenencia irresponsable de animales de compañía, afortunadamente, no afecta a la mayoría de los propietarios de animales domésticos, pero si hay muchos otros que actúan con incivismo y hay que concienciar, corregir y sancionar esas conductas que causan daño a la imagen de nuestro municipio.

“Mascotas urbanas”, campaña que sigue apostando por el bienestar social y animal en San Miguel

Desde el consistorio se recuerda la responsabilidad que se adquiere cuando se tiene animales de compañía.

Bajo el lema “Con civismo y respeto, hay espacios para todos”, la Concejalía de Servicios Públicos del Ayuntamiento de San Miguel de Abona sigue adelante con la apuesta por el bienestar animal a través de la Campaña “Mascotas Urbanas”, la cual se viene llevando a cabo desde hace varios meses en colaboración con la Asociación Protectora  Amigos de los Animales de Arico y la Asociación Club Deportivo Don Perro.

Se trata de un proyecto de educación basado en el bienestar social y animal que se centra en dar a conocer a los propietarios de las mascotas la responsabilidad que se adquiere cuando se tiene animales de compañía. Julián Martín, responsable del área, ha declarado que “con el paso del tiempo las mascotas pasan a verse como un miembro más de la familia, por lo que su integración en la sociedad provoca que se tengan que acatar normas de convivencia”, añadiendo que estas normas “están recogidas en las leyes y ordenanzas, las cuales, junto con el sentido común, hacen que podamos vivir en armonía”. Así, el edil ha querido apuntar que la diferencia respecto a la campaña celebrada en meses anteriores es que, en esta ocasión, miembros de las asociaciones colaboradoras se trasladarán por los diferentes núcleos de San Miguel, debidamente identificados, haciendo llegar la información relativa a esta campaña.

Desde el consistorio se quiere recalcar que las personas que adquieren animales de compañía deben saber las responsabilidades que esto conlleva: correcta alimentación, cuidados veterinarios, conducta y comportamiento en las vías y espacios públicos, evitar ruidos y molestias al vecindario, censo e identificación, etc. De ahí que no sólo la alimentación y la salud sea necesaria para las mascotas, sino también una correcta educación.

Dentro de la campaña, se tiene previsto desarrollar diferentes actividades formativas enfocadas a la convivencia, resolución de conflictos en el entorno urbano y concienciación ciudadana.