Aniversario del fallecimiento de Juan Bethencourt Alfonso

En el día de ayer Canarias conmemoraba el aniversario del fallecimiento del Ilustre Juan Bethencourt Alfonso. Por eso, desde el Ayuntamiento de San Miguel de Abona queremos sumarnos a los muchísimos mensajes que durante este fin de semana han querido recordar y reconocer la figura de este sanmiguelero de cuna, quien dedicó su vida a la investigación en el ámbito de la antropología, etnografía e historia, obteniendo por ello innumerables datos sobre nuestra cultura y costumbres guanches.

En este sentido, cabe recordar que la concejalía de Cultura-Área de Patrimonio Histórico presentaba recientemente el “Manuscrito de Juan Bethencourt Alfonso”, documento a través del cual se da visibilidad a un importantísimo patrimonio documental. Un cuadernillo donde se recogen apuntes de puño y letra de este del Ilustre personaje en relación a sus líneas de investigación y que, además, puede ser utilizado como herramienta de conocimiento.

San Miguel presenta el libro “Violencia en una sociedad de base agraria. El Sur de Tenerife en la década de 1930”

Se trata del último trabajo de investigación de la Doctora en Historia, Carmen Rosa Pérez Barrios.

El Ayuntamiento de San Miguel de Abona apuesta una vez más por los trabajos de investigación histórica. En esta ocasión, y a través de la concejalía de Cultura, ha querido colaborar en la edición del libro “Violencia en una sociedad de base agraria. El Sur de Tenerife en la década de 1930”, de la Doctora en Historia, Carmen Rosa Pérez Barrios, donde también participan Llanoazur Ediciones S.L. y otros ayuntamientos del sur.

Un libro que era presentado recientemente en el Museo de Historia Casa de El Capitán y que contaba con la presencia de la concejala del área, Pilar Méndez, quien declaraba que “con esta colaboración estamos apostando una vez más por mantener viva la historia, a la vez que aumentamos y enriquecemos nuestros fondos bibliográficos y damos a conocer un trabajo de investigación minucioso en el que la autora lleva años trabajando”, añadiendo que “además, se recogen algunos acontecimientos ocurridos en San Miguel de Abona, los cuales consideramos como hechos relevantes dentro de la historia política y social de este municipio”. Por ello, el consistorio sanmiguelero adquiere, a su vez, un lote de 80 ejemplares que serán repartidos entre los centros educativos, biblioteca, salas de estudio, etc., del municipio.

 Según su autora, “en el libro se hace referencia a la década de los treinta en el siglo pasado, así como a la II República y la Guerra Civil Española, pero sobre todo a la violencia generada por las circunstancias propias de la época y que hasta ahora ha sido prácticamente desconocida”. Un trabajo que aborda el estudio de las etapas más convulsas de nuestra historia y cuyo título marca las líneas maestras del trabajo, pues ofrece un retrato sin complacencias del Sur de Tenerife, mostrando la violencia familiar, social y política de esos años. En el caso de San Miguel, el libro nos muestra los daños ocasionados, por ejemplo, al patrimonio de este municipio en el yacimiento aborigen de la cueva de “Ochoa”, las peleas y lesiones provocadas por algunos vecinos, muertes accidentales, violencia de género, etc. “Sin embargo, no se trata de una simple relación de sucesos y delitos, pues la contextualización que paralelamente se lleva a cabo contribuye a su mejor comprensión”, apunta Carmen Rosa Pérez Barrios.

Para la elaboración de este trabajo se ha recurrido al estudio de los fondos conservados en el Archivo Histórico Provincial en la sección de Juzgados, en concreto del Juzgado de Instrucción de Granadilla de Abona y de la Audiencia Provincial, donde se ha consultado los expedientes correspondientes a estos años. Asimismo, se han utilizado las fuentes municipales que en los distintos pueblos sureños se conservan, incluidos en algunos casos los fondos judiciales, información que se complementa con noticias de hemeroteca.

Historia de nuestras fiestas – Gran exposición fotográfica

Se acerca el mes de septiembre y con él la celebración de las fiestas en honor a San Miguel Arcángel.

Este año, y teniendo en cuenta que los actos con asistencia de público deben estar más limitados con motivo de la COVID-19, el Ayuntamiento de San Miguel de Abona está preparando una programación diferente y especial, destacando una gran exposición fotográfica que nos permita hacer un recorrido por la historia de las fiestas. Para ello, quiere contar con tu colaboración, puesto que el objetivo que se ha planteado desde la Concejalía de Fiestas, que dirige Yurena Melián, es el poder reunir el mayor número de fotografías en el que aparezcan reflejados nuestros mejores momentos en los ventorrillos, en la romería, en un baile, en una gala, en un acto religioso o en cualquier otro evento realizado con motivo de las fiestas del Patrón.

Si te interesa y quieres formar parte de esta iniciativa puedes hacer llegar tus imágenes a través de WhatsApp al 618071588 o, si lo prefieres, al correo electrónico fiestas@sanmigueldeabona.org. Contamos contigo.

El Archivo Municipal, guardián de la historia de San Miguel de Abona

El Archivo dispone de un total de 1.247 metros lineales, los cuales albergan las 15.500 cajas de documentación que comenzó a generarse en 1798 hasta la actualidad.

El pasado día 9 de junio se celebraba el Día Internacional de los Archivos, fecha que cada año la UNESCO elige para dar a conocer la importancia de la labor de los archivos de todo el mundo. Los archivos, depositarios de la documentación generada por las instituciones y la sociedad, custodian la historia de los pueblos y salvaguardan sus derechos. Sus fondos son el testimonio de las actividades humanas que se han ido sucediendo a lo largo de la historia, y la importancia de su preservación gira en torno a los valores jurídicos y testimoniales de los documentos.

En este sentido, el alcalde de San Miguel de Abona, ha querido hacer un merecido reconocimiento al Archivo Municipal de este municipio, el cual custodia varios fondos documentales. Así, González hace alusión al más nutrido de los documentos de este archivo que “es precisamente el que ha generado el propio ayuntamiento sanmiguelero, que se inicia en 1798 y sigue creciendo anualmente”. Igualmente, añade que “de gran importancia para quienes se basan en la investigación es el fondo del Pósito Agrícola Local, institución originalmente comarcal que se trasladó de Vilaflor a San Miguel de Abona en 1854, trayéndose consigo toda su documentación, de la cual el testimonio más antiguo es de 1597”.

Otros fondos custodiados en el Archivo son los de la Cámara Agraria Local, la Delegación Local de Falange (ambas instituciones ya extintas) o el Juzgado Municipal, que se encuentran en fase de clasificación y descripción. Cada uno de los fondos depositados en el Archivo cuenta una parte de la historia del municipio y su comarca en épocas históricas diferentes, reflejando los cambios que ha sufrido la Administración a lo largo de los años.

González apunta que desde el año 2001 el Archivo Municipal “cuenta con personal con dedicación exclusiva para poder atender al propio Ayuntamiento, a profesionales de la investigación y a la propia ciudadanía con la mayor eficiencia posible”. Los depósitos originales de estanterías fijas fueron ampliados en 2003 y 2011, contándose en la actualidad con un total de 1.247 metros lineales, repartidos entre las estanterías clásicas y armarios compactos. En ellas se cuenta una cantidad que ronda las 15.500 cajas de documentación.

Desde el consistorio se informa que dentro de la actividad de difusión cultural propia de todo Archivo, es posible concertar visitas guiadas para grupos escolares con una antelación de 15 días. De este modo, el alumnado que se encuentre entre los cursos de 3º de Primaria y 2º de Bachillerato, pueden acercarse a conocer de primera mano las funciones, composición y organización de un Archivo. Asimismo, el Archivo ofrece al personal docente que lo desee un servicio de búsqueda de documentos, para que documentos reales puedan ser usados como material escolar auxiliar en la enseñanza de la Historia o las Ciencias Sociales.

El Centro Alfarero de San Miguel de Abona sigue trabajando para difundir la historia de la alfarería en el municipio

El Centro Alfarero de San Miguel de Abona ha estrenado recientemente un nuevo horno para la quema de las diferentes piezas que se elaboran por parte del alumnado que asiste semanalmente a clase. Este Centro Alfarero, que se encuentra ubicado en el Museo de Historia Casa de El Capitán desde hace más de 12 años, ha supuesto la puesta en valor de la alfarería tradicional del municipio y es en el propio Museo donde se cumplen las funciones de conservar, coleccionar, difundir, investigar y educar, a la vez que se ha convertido en el escaparate idóneo de una artesanía que por la evolución de las costumbres y la demanda del mercado, ha sufrido una crisis no sólo en el ámbito económico, sino en también en el cultural y en el social.

Así, han sido muchas las actuaciones que se han llevado a cabo por parte del consistorio para mantener viva esta tradición y para difundirla como parte de la historia de San Miguel de Abona: desde bautizar una de las Salas del Museo con el nombre de Dª María Antonia Afonso, última alfarera del municipio, pasando por la publicación de varios artículos que hacen referencia a esta labor que hoy en día se ha convertido en artesanal. Aunque el mayor trabajo de recuperación data del año 2001, cuando desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de San Miguel de Abona se comienza con los trabajos de catalogación de más de 600 fragmentos de cerámica que han aportado información de fondos, bordes, almagres… de lebrillos, ollas o tarros de ordeño, entre otros.

El resultado de este trabajo fue la publicación en 2008 del Catálogo de Alfarería Tradicional de San Miguel de Abona, en el cual se incluyen 95 piezas de barro con sus respectivos usos. Una labor de equipo en la que ha primado, por encima de todo, la rigurosidad, con el único objetivo de poder ofrecer a todas las personas interesadas en este documento parte de los vestigios de la cultura sanmiguelera. El Ayuntamiento de San Miguel de Abona quiso así rendir homenaje a las mujeres alfareras de uno de los municipios con mayor número de núcleos alfareros de la isla: El Drago (El roque), Garañaña (San Miguel casco), El Frontón y La Hoya. Eran aquellas que, por necesidad, moldeaban el barro hasta dar forma a una jícara o a un bernegal; hoy en día, precursoras de una de las labores artesanales más antiguas de las islas. Y hoy en día siguen siendo ejemplo de una vida de carencias que desde hace años ha retomado el Centro Alfarero de San Miguel de Abona.

Después de todos estos años, el Centro Alfarero de San Miguel de Abona cuenta con un nuevo horno que permitirá que el total desarrollo de las piezas se realice  en el propio Museo, desde la preparación del barro, hasta el levantamiento de las piezas y la cocción final. Así, se cumplen las funciones culturales, sociales y comunitarias para las que ha sido creado este Centro, puesto que el objetivo principal del mismo no es otro que no perder la identidad que caracteriza a este municipio sureño y que fue un medio de vida entre las loceras.

Desde el consistorio se intenta formar así a todas aquellas personas interesadas en trabajar la alfarería tradicional de San Miguel de Abona, gentes que serán las que forman y formarán parte del Centro Alfarero y que nos representarán en las diferentes ferias locales e insulares. Es por ello que puntualmente también se ha facilitado la comercialización de las piezas resultantes de este trabajo, con una calidad y garantía de elaboración artesanal, en el Mercado del Agricultor de San Miguel de Abona; con los mismos barros y las mismas herramientas, siendo quemadas en hornos de leña, como los de antaño, y sabiendo buscar y reconocer los tipos de barros y arenas necesarios para la elaboración de las piezas.

Descripción

La Sala de Exposiciones El Aljibe se ubica en el interior de lo que fue el depósito de agua de la vivienda conocida como la “Casa . Dicha edificación, de estilo colonial brasileño, fue construida en 1926 por D. Antonio Alonso González, natural de San Miguel de Abona y emigrante en la ciudad de Santos, en Brasil. En este inmueble se empleó el primer cemento que llegó al municipio en pequeños barriles de madera. El estanque supuso otra novedad muy útil: la vivienda disponí­a de su propio suministro de agua, cosa poco habitual por entonces.

En 1971 el Ayuntamiento adquiere la vivienda y terrenos colindantes y tras la rehabilitación se inaugura como sede del Ayuntamiento en 1974. El aljibe de la casa también abasteció en esos años y hasta mediados de los ochenta al colegio “San Miguel Arcángel“, construido en el solar inmediato.

La idea de darle uso para beneficio del municipio fue tomando forma hasta concretarse el proyecto de rehabilitación a finales de 2002, desarrollándose la obra entre los años 2003 y 2004. Se inauguró en septiembre de 2004.