El gobierno de San Miguel encarga la mejora del edificio principal de la Casa Consistorial

El inmueble, construido en los años 20 del pasado siglo, contará con más de 38.000 euros para tareas de mantenimiento y conservación. El alcalde, Arturo González, y el concejal de Servicios Generales, Julián Martín, afirman que con las actuaciones también se impulsa la seguridad laboral y la de los usuarios de este centro administrativo.

El edificio principal de la Casa Consistorial de San Miguel de Abona, también conocida como “Casa Azul”, está siendo objeto de una serie de obras de mejoras con las que se impulsa su mantenimiento y conservación, construcción de los años 20 del pasado siglo y que se constituyó como ayuntamiento en la década de los 70.

“Con las actuaciones que se desarrollan tanto en el interior como en el exterior de dicha sede municipal, que llevaba muchos años sin ser acondicionada, pretendemos garantizar no solo la habitabilidad, sino también impulsar la seguridad laboral de los trabajadores y usuarios de este centro administrativo municipal”,  manifiestan el alcalde, Arturo E. González, y su concejal de Servicios Generales, Julián Martín, quienes añaden que, al tiempo, “preservamos un inmueble de singular belleza, que  reproduce las características de la arquitectura brasileña, inusual en las medianías del sur tinerfeño”.

El edificio principal del Ayuntamiento sanmiguelero alberga en la actualidad las oficinas de Alcaldía-Presidencia, las oficinas de las Tenencias de Alcaldía, Secretaría General, Contratación, Jurídico, Participación Ciudadana, Empleo y AEDL, Educación, Cultura y Fiestas y Aperturas entre otras.

Las tareas encargadas se prolongarán durante dos meses, y cuentan con un presupuesto superior a los 38.000 euros.

Patrimonio y Arte – La Casa Azul. Actual Sede del Ayuntamiento


PATRIMONIO Y ARTE

La Casa Azul. Actual Sede del Ayuntamiento.

    La adquisición de este edificio fue posible tras varios contactos con Jerónima Alonso Suárez, su propietaria, residente en Brasil y su precio de 1.000.000 de las antiguas pesetas, que fue abonado gracias a un préstamo que se concertó con el Banco Nacional de Crédito Local de España. Situado en la carretera general que va a Los Abrigos, el edificio conocido como La Casa Azul, fue la residencia ocasional de su constructor, D. Antonio Alonso González, emigrante a Brasil, que logró prosperar económicamente en el paí­s que le acogió, volviendo a Tenerife en contadas ocasiones, para finalmente mandar a construir La Casa Azul, su vivienda en San Miguel de Abona. Edificada en la década de los años veinte del siglo pasado, reproduce las caracterí­sticas de la arquitectura brasileña, inusual en las medianí­as del Sur tinerfeño. Se trata de una casa pintada de azul celeste, de ahí­ el nombre con el que se la conoce, con planta de vivienda y semisótano, y rodeada por un pasillo exterior porticado.

    En este edificio se empleó el primer cemento que llegó a San Miguel de Abona (en aquel momento se comercializaba en barriles y no en sacos como hoy en dí­a). Otra novedad que se presentaba fue la de que la casa estuviera edificada sobre su propio estanque, del que se abastecí­a no sólo la vivienda sino también el terreno circundante, que en su época de esplendor estuvo plantado de naranjos de variedades importadas (conocidas con los nombres populares de “agua y azúcar” y “ombligo”), que eran mucho más dulces que las naranjas del paí­s.

    De la decoración original poco se conserva, porque la casa fue ocupada en 1939, al final de la Guerra Civil, y su aspecto interior no volvió a ser el mismo. La claraboya interior de cristal fue modificada con motivo del traslado a la casa del Ayuntamiento, teniendo desde ese momento su aspecto actual con techo plano y ventanas de aluminio.

    El 2 de marzo de 1974 se produjo la apertura e inauguración de La Casa Azul como nueva sede del Ayuntamiento. Para que ello fuera posible, tres años de reparaciones, desde 1971, hicieron posible que el edificio tuviera un excelente aspecto. Se realizó el trabajo de machihembrado de zócalos de madera, se repintó la casa y se le dio una nueva decoración, además de limpiarse el estanque y colocarse pisos de granito en la planta baja.