San Miguel desactiva el Plan de Emergencia Municipal

Tras el levantamiento del estado de alarma se ha procedido a desactivar el Plan de Emergencia Municipal de San Miguel de Abona (PEMUSM), un Plan que fue activado el pasado 15 de marzo de 2020  por la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Así pues, las restricciones impuestas por el Real Decreto dejaron de tener vigencia desde el pasado 21 de junio y tendremos que ceñirnos a las impuestas por la Comunidad Autónoma de Canarias, según se ha publicado en Boletín Oficial de Canarias nº123.

Cabe destacar que el PEMUSM ha tenido una vigencia de 100 días aproximadamente, durante la cual su gabinete de crisis ha llevado a cabo 10 reuniones para tomar decisiones de control y vigilancia en todas las fases que se han establecido antes de llegar a la “nueva normalidad”, siempre desde una perspectiva sanitaria, social o económica, entre otras.

El Ayuntamiento de San Miguel de Abona quiere destacar el trabajo y el gran esfuerzo que los diferentes colectivos de seguridad, emergencias y ayuda social han realizado durante estos meses, como es el caso de Policía Local, Agrupación de Voluntarios de Protección Civil, Cruz Roja, personal de Servicios Generales, personal de Servicios Sociales en general, etc., los cuales han estado al pie del cañón, día tras día, en esta crisis sanitaria.

San Miguel de Abona actualiza su Plan de Emergencia Municipal

El PEMU debe revisarse periódicamente y ser  una herramienta útil que permita hacer frente a las situaciones de riesgo.

El Plan de Emergencia Municipal de San Miguel de Abona (PEMU), aprobado en sesión plenaria en octubre de dos mil diez, ha sido recientemente revisado y actualizado. Se trata de un Plan que se elabora para hacer frente a las emergencias que se puedan presentar en el ámbito municipal y que establece la organización de los servicios y recursos que proceden de la administración local, que es quien efectúa el Plan, el Gobierno de Canarias y otras entidades públicas y privadas.

Así lo ha hecho saber el alcalde y máximo responsable de seguridad, Valentín González, quien ha declarado que “se trata de una propuesta inicial que pretende ser aprobada en la próxima sesión plenaria municipal” añadiendo que el PEMU “contempla aquellos mecanismos que permiten la movilización de los recursos humanos y materiales necesarios para la protección de las personas y de los bienes en caso de grave riesgo colectivo, catástrofe extraordinaria o calamidad pública”. Cabe destacar que este Plan recoge igualmente un esquema de coordinación entre las distintas administraciones llamadas a intervenir.

González apunta que “como cualquier otro Plan Territorial, éste es un instrumento dinámico que exige una continua revisión y actualización periódica, y es lo que se ha hecho a día de hoy desde la Concejalía de Seguridad Ciudadana, puesto que el PEMU debe ser una herramienta eficaz que permita hacer frente a las situaciones de riesgo”. Así, la actualización del Plan de Emergencia Municipal de San Miguel de Abona, está compuesta por seis capítulos que pasan por la definición del Plan de Emergencia Municipal, el ámbito geográfico, el análisis de riesgos potenciales, así como la estructura, operatividad y mantenimiento del Plan. A la vez, se recogen nueve anexos en los que se incluye el catálogo de medios y recursos, el plan de comunicación, un directorio, cartografía, manuales operativos, procedimientos y plan de actuación o los planes de autoprotección integrados en el PEMU, entre otros.

Esta actualización se ha hecho de acuerdo a la normativa vigente en materia de Protección Civil y Atención de Emergencia, por lo que una vez aprobado por el pleno municipal se trasladará a la Comisión Autonómica de Protección Civil de Canarias para su homologación definitiva.