“Tomás J. González Martín”, la nueva denominación del Terrero de Luchas de San Miguel de Abona

Un emotivo gesto incluido dentro del programa anual que celebra el XXX Aniversario del Club de Luchas Chimbesque

El Terrero de Lucha Municipal de San Miguel de Abona ha sido bautizado recientemente con el nombre de “Tomás J. González Martín”, en reconocimiento a la trayectoria de este luchador en el Club. Así, tras la propuesta presentada por la Junta Directiva del Club de Luchas Chimbesque, y una vez aprobado por la corporación municipal, este terrero pasarápartir de ahora a llevar el nombre de un hombre carismático que lleva más de 30 años vistiendo los colores tradicionales del municipio, además de haber ejercido como luchador, mandador del equipo señor, juvenil y base, directivo, etc.

La denominación del terrero tuvo lugar el pasado 30 de mayo, Día de Canarias, en un emotivo acto que coincidió con la gran luchada entre el CL Chimbesque y el CL Campitos y al que asistió tanto el alcalde, Valentín González, como parte de la corporación municipal. Así, el edil sanmiguelero declaraba que “se trata de un justo y merecido reconocimiento a un luchador que ha manifestado un gran compromiso con el Club, además de respeto y completa dedicación a este deporte vernáculo”. Por su parte Julián Martín, concejal de deportes, manifestaba que “se ha querido apoyar la propuesta presentada por la Junta Directiva del Club de Luchas puesto que Tomás J. González es uno de los luchadores más importantes que han militado en las filas del Chimbesque”.

Cabe destacar que este acto se encuentra incluido dentro de los programados por el Club con motivo del XXX Aniversario de su fundación, el cual comenzó a dar sus primeros pasos a principios de los años 80. Como apunte histórico se debe resaltar que fue exactamente en 1.983 cuando llegó a constituirse como Club, teniendo como lugar de encuentro por aquel entonces el Terrero de Lucha del Casino de San Miguel. Sería el 8 de julio de ese mismo año cuando se constituya la comisión gestora con el fin de inscribir al C.L. Chimbesque en la Federación Tinerfeña de Lucha y poder competir en la liga del año siguiente. En 1.984 se construiría el nuevo terrero, que no era techado, para posteriormente ser el primer terrero techado de la isla con capacidad para 2.000 personas; es en esta temporada cuando el Club comienza a luchar en competiciones oficiales. Desde entonces, lo ha hecho en todas las categorías, permaneciendo varias temporadas en la categoría Preferente, en la que quedó como campeón de Tenerife varias veces. En la temporada de 1.990 llegó a ostentar el título de campeón de Canarias y, en 1.992, el de subcampeón.