Bienvenida a los primeros turistas que visitan los campos de golf de San Miguel de Abona

Hace unos días, tanto el alcalde de San Miguel de Abona, Arturo González, como la concejala de Turismo, Rosa Albina Ramos, daban la bienvenida a los primeros turistas llegados a la isla desde el Reino Unido, quienes han decidido pasar sus primero días de ocio disfrutando de los campos de golf de San Miguel de Abona.

Un encuentro que en esta ocasión ha tenido lugar en Amarilla Golf y que los ediles han entendido como algo positivo para el turismo y para la economía local, ya que, poco a poco, se está comenzando a ver cómo la llegada de visitantes a San Miguel va en aumento tras el parón que el sector turístico ha sufrido con la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus.

Los complejos hoteleros e instalaciones turísticas de San Miguel están llevando a cabo un gran trabajo con las medidas de prevención para garantizar así la seguridad y salud de quienes nos visiten.

San Miguel y CIT Sur hacen un reconocimiento a los turistas fieles

El Museo Casa de El Capitán acogió en la mañana de ayer, 18 de octubre, el acto organizado por el Ayuntamiento de San Miguel de Abona y el Centro de Iniciativas Turísticas del Sur de Tenerife (CIT), con el objetivo de ofrecer un reconocimiento a los turistas fieles al destino Tenerife Sur.

El acto estuvo presidido por el alcalde, Arturo González, acompañado del Concejal de Turismo, Samuel de León,  el presidente del CIT Sur, Rafael Dolado, la Alcaldesa de Vilaflor, Agustina Beltrán, además de algunos representantes de hoteles del sur de la isla.

Alrededor de 70 turistas (ingleses, belgas, franceses, alemanes y españoles) y antes del acto oficial de reconocimiento, visitaron lugares emblemáticos de San Miguel de Abona como el casco histórico, la Iglesia, el Mirador La Centinela y la Hoya entre otros.

En el transcurso del acto, se homenajeó a turistas que han venido a pasar sus vacaciones en la isla como mínimo 15 veces, lo que pone de manifiesto la consolidación como un destino turístico competitivo, que responde a las demandas de los turistas que nos visitan.

Los senderos y la historia de San Miguel de Abona captan al turismo austriaco

San Miguel de Abona recibe la visita de un grupo de senderistas procedentes de Austria.

Los lugares por los que se ha optado durante la visita de un numeroso grupo de turistas de origen austriaco, quienes llegaban a la isla con la intención de conocer las tradiciones y el entorno natural de las medianí­as del sur, en especial, de San Miguel de Abona, ha sido por el Sendero de Granadilla – San Miguel de Abona, el Conjunto Histórico de San Miguel, el Museo de Historia Casa de El Capitán y el Sendero de La Fuente de Tamaide hasta La Centinela.

El alcalde sanmiguelero, Valentí­n González, señala que “el objetivo principal de este tipo de actividades es, fundamentalmente, acercar a turistas y a residentes a nuestro municipio, dando a conocer aquellos espacios de interés paisají­sticos, arquitectónicos y patrimoniales del municipio y combinarlos con el ocio y  el . Por su parte, Candelaria Flores, concejala de Turismo, añadí­a que “se debe destacar que el casco histórico de San Miguel de Abona, declarado Bien de Interés Cultural con la categorí­a de Conjunto Histórico, es el núcleo urbano tradicional mejor conservado del sur de la isla desde una perspectiva arquitectónica y de sus valores ambientales de carácter rural”.

Desde el punto de vista histórico debe mencionarse que los tramos de los senderos realizados están dentro del Camino Real del Sur. En este sentido, desde la época de los guanches hasta la actualidad, los caminos reales han desempeñado un papel fundamental en las comunicaciones en la isla de Tenerife, pues han servido para unir los distintos núcleos poblacionales y facilitar el contacto entre los mismos. Sin duda, es la Fuente de Tamaide uno de sus puntos de principal interés, tanto por sus elementos paisají­sticos como por su valor histórico, habiéndose constituido como lugar de aprovisionamiento de agua, bebedero de animales y lavadero de ropa en el pasado. El recorrido, de unos 10 km., tuvo una duración de aproximada de 6 horas.